viernes, 7 de mayo de 2010

EL SIGNO SOLAR


CAPÍTULO VII


EL SIGNO SOLAR

Esta disertación es expuesta como un esfuerzo para contestar preguntas presentadas
con frecuencia por estudiantes de astrología, tales como: ¿Por qué el Sol es considerado y
tratado en la astrología como un planeta?. ¿Qué se entiende realmente por “aflicciones” al
Sol?. ¿Cuál es la significación del Sol en la consideración astrológica de los problemas
psicológicos?. ¿Cómo puede tomarse al Sol - la Fuente Creadora de nuestro sistema - como
un símbolo de “karma malo”?.
Cuando miramos un diagrama de la rueda astrológica sin las líneas de sus cúspides,
nos impresiona su semejanza exacta al símbolo que usamos para el Sol - un punto central
circunscrito por un círculo Perfecto. Así como el radio de poder del Sol encierra la totalidad
del sistema solar, del mismo modo el símbolo total del mándala astrológico corresponde al
símbolo Solar. Al añadir las líneas de las cúspides, trazándolas como radiaciones desde el
centro, reconocemos que la Ley de Correspondencia ha sido representada en acción: El Sol
o el ser humano se ve que vitaliza todo factor que es la reflexión de la conciencia de cada
uno. En otras palabras, el sistema solar del Sol y el cuerpo del ser humano son
objetivaciones de las potencialidades inherentes en los atributos de ambos. Antes de que
hubiera vitalización como “energía” hubo vitalización como “Luz”. La LUZ es el “fiat”
creador arquetípico a través del Cosmos en todas las octavas creadoras. La creatividad
expresa la Luz; la Luz es aquello que es revelado por la Epigénesis; en la Luz toda
manifestación es; por medio de la luz, vive. Dios es Luz, y en astrología el Sol simboliza la
conciencia del hombre de su origen divino. La unidad pintada en el símbolo del Sol - es el
más concentrado de los símbolos astrológicos - representa la conciencia enfocada que
existe para la manifestación. La unidad de la conciencia de un maestro es el resultado de
éste haber trascendido las tinieblas, las congestiones e ignorancias a través de la acción
epigenética en muchas encarnaciones de tal manera que él se ha condicionado para volverse
relativamente perceptivo a la Luz Única. La difusión de la conciencia de una persona sin
desarrollo es “falta de Maestría”; las tinieblas de las congestiones sirven para dispersar y
difundir la expresión de las potencialidades y las resultantes “nubes y tormentas”
obscurecen su percepción de la Luz. El está a la merced de su tendencia de reaccionar a las
nubes y tinieblas de otros - exteriorizaciones de sus propias tinieblas; el maestro mora
serenamente en su percepción de la Unidad de la Vida que es Luz y Amor.
Se ofrece para su consideración un ejemplo de simbolismo manifestador originado
por el autor y que pertenecía al tema presente: Un semicírculo hacia arriba, cuyo extremo
descansa sobre un horizontal que se extiende un poco hacia afuera en ambos lados. Como
un cuadro, esta figura representa un semicírculo del Sol saliendo sobre el horizonte; como
un símbolo, es la mitad (la parte superior) del círculo del símbolo del Sol y de la rueda
horoscópica. La colocación del símbolo circular tradicional del Sol en el centro del
horóscopo humano y el uso de este nuevo símbolo en el horóscopo, como el regente, Leo,
podría aclararle a los estudiantes las diferencias entre el Sol como la fuente creadora de
nuestro sistema planetario y la conciencia de la humanidad evolucionante con respecto al
principio inherente en el signo de Leo. En otras palabras, consideramos al Sol como el
enfocador del signo de Leo, el atributo del Amor del Padre-Madre Dios; pero el símbolo
nuevo (“la mitad del Sol”) podría transmitir mucho más fácilmente la comprensión relativa
del Principio Central mantenido por el humano individual en evolución. Se coloca en el
mapa” humano no (horario) simplemente como usted colocaría el símbolo tradicional del
Sol en aspecto por otros planetas tal como si fuera un planeta.
Los planetas, como enfocadores de los principios del signo, simbolizan realmente,
en sus ubicaciones y agrupaciones la conciencia de los principios de la vida mantenidos por
el humano en evolución; pero el Sol Central mora como la Fuente emanante de todo lo que
está representado dentro de la rueda. Las casas y los signos del semicírculo superior del
mándala astrológico representan la “parte del día” del aparente recorrido diario del Sol
alrededor de la Tierra; en el ocultismo, estos signos y casas se refieren a la conciencia del
alma de la humanidad; las seis casas y signos inferiores se refieren a la “parte de noche” de
la conciencia, la del individuo aparentemente separado de sus semejantes.
Es a través de los poderes vibratorios de los seis signos superiores (comenzados por
el Libra de Venus) que entramos en la conciencia de unidad a través de la vida de relación;
cuando la “excursión” por el zodíaco ha sido terminada en Piscis, el resultado es un círculo
terminado, el microcosmo de aquellos que está representado por el círculo del Sol Central.
La esencia de su horóscopo en su totalidad es su percepción de la unidad en la diversidad;
al grado que usted se enfoque en la conciencia de la Luz única disolverá su horóscopo sus
partes separadas y emergerá cada vez más próximo a su representación esencial - el círculo
perfecto único indiferenciado: Un amor, una sabiduría, como expresiones del poder que es
Luz. El nuevo símbolo del Sol (la representación de la irradiación de Luz de cada salida del
Sol) transmite en forma práctica la verdad que cada expresión regeneradora de un humano
es un “amanecer en su conciencia” y una revelación de la Luz en todos los que hacen
contacto con él. El esplendor, la belleza y la verdad de nuestra identidad como hijos del
Padre-Madre-Dios se hacen evidentes con cada paso evolutivo.
Como quiera que los humanos, siendo humanos, no son creadores sino epigenéticos,
este nuevo símbolo Solar podría representar la esencia de la eugénesis perfecta - la octava
del Poder Creador que en nuestro arquetipo corresponde al (no “en paralelo al”) poder del
Logos Solar. El nuevo símbolo es en el horóscopo individual, la chispa de la Luz Solar; el
símbolo tradicional, colocado en el centro del horóscopo, es la Fuente Divina de todas las
Chispas de la Luz o enfocadores del Poder del arquetipo humano de este planeta. Cada vez
que usted observe este nuevo símbolo en su horóscopo, impresionará su mente
subconsciente con la verdad que usted es un ser evolucionante, que usted está revelando su
luz interna, que se está elevando a una octava más alta de percepción de su origen divino y
de su identidad divina.
El humano desorganizado, incoherente, tropezador, congestionado, temeroso,
odioso, ignorante, lo es así porque está enfocado en la difusión de sus patrones planetarios;
él se ve separado de todos los otros humanos, no ve ningún denominador común en sus
patrones de experiencia; las manifestaciones de la vida están fuera y en contra de él en sus
reacciones y sentimientos; por lo tanto, viviendo en su microcosmo interior él expresa las
menores de sus potencialidades y todas sus posibles congestiones.

El Sol es el Señor de este sistema. Un Maestro humano es tal, debido a que está
enfocado, coordinado, armonizado, simplificado, refinado y centralizado en su percepción
de identidad como “engendrado del Padre-Madre Dios”. (Aquí se encuentra la explicación
de la exaltación del Sol en el primer signo zodiacal, Aries, signo de la novena casa de Leo y
signo de la quinta casa de Sagitario. Para referencia consulte su Gran Mándala). El está
perfectamente consciente que es un enfocador del poder solar y sabe que su propósito de
existencia en este plano es expresar ese poder de acuerdo con lo más elevado de sus
capacidades epigenéticas. Su conciencia está fundida, sus acciones son armoniosas y
eficientes, su Amor trasciende todas las barreras autocreadas en la naturaleza de personas
menos evolucionadas. El secreto de toda maestría (corresponde a la esencia de la Fuente
Solar) es la UNIFICACIÓN.

A este respecto, estudie el Sol en su mapa y reconozca que (aún si tuviera que
romper un hábito mental de muchos años) el Sol no puede estar afligido. Ahí mora, en el
centro de su mapa, como macrocosmo de todos los factores en el mapa; irradia sus
bendiciones divinas por todo el contenido de la rueda. Pero su “Sol personal” (como
cualquier planeta) puede formar “cuadratura” u “oposición” y eso significa que en tales
casos su conciencia de Poder de la Luz como Amor y Sabiduría tiende a estar, hasta cierto
punto, limitada, obtusa e inefectiva. La cúspide de su mapa que tiene el signo de Leo (como
“matriz” de Luz en su conciencia) revelará la historia de las personas que se prestan para
alertarlo a la existencia de su Luz; la ubicación del “Sol personal” por el signo de ubicación
apunta hacia la vibración planetaria microcósmica (a menos que el Sol esté en Leo) de la
cual usted tiende a destilar su conciencia de Luz; la casa de ubicación de su Sol personal es
el mandato del Altísimo (dentro de usted mismo) de expresar la luz en ese capítulo
particular de experiencia o capítulo de relación durante esta encarnación.
En esta parte de su vida, si su Sol personal tiene cuadraturas u oposiciones, puede
estar seguro que usted será retado por los poderes vibratorios de otras personas a fin de
estimular su atención para enfocarse en la existencia de sus Atributos Divinos. Algunas de
estas personas pueden ser tiranas por naturaleza. Usted debe aprender a mantener su Luz
viva y radiante a despecho de todo lo que ellos - aparentemente - traten de hacerle. Otros
pueden estar propensos a aprovecharse de vuestras debilidades con el objeto de utilizarlo
para sus propios propósitos. Estúdiese a sí mismo y aprenda a transmutar sus energías de
desorganización y debilidad en fuerza. (Usted puede conocer personas que no tienen
cuadraturas u oposiciones a sus Soles personales y que demuestran ser los mejores objetos
de estudio y los mejores maestros para ayudarlo a aprender a unificar y enfocar sus
potencialidades). Si usted se desvía de lo que sabe que es el propósito de su vida, entonces
usted falta al Mandato Divino. Si su Sol personal no tiene cuadraturas ni oposiciones,
entonces las congestiones del planeta que lo disposita son los enfoques para el “ejercicio de
Sol”. Por medio de la creciente unificación y enfoque de los poderes positivos, disciplina de
expresión, purificación de impulsos de deseos y esclarecimiento de su conciencia de
Identidad Espiritual, usted tendrá que bregar con los problemas representados por estas
“aflicciones planetarias”. Los aspectos de fricción que implican planetas en el signo de Leo
deben ser redimidos por transmutaciones de congestión egotista a través de expresiones de
Amor radiante a través de nuestros puntos de Leo debemos convertirnos en colaboradores
del Bien, la Verdad y la Belleza para el adelanto de la Vida. La trascendencia de la
separatividad difusa es la acción de la Maestría; la irradiación del Poder enfocado como
Amor y Sabiduría es el servicio de la Maestría.
El “primer grado” de la expresión del Poder es el “poder sobre las cosas y la gente”.
El deseo vehemente de dominar a otras personas, de circunscribir sus acciones y sus
pensamientos es un ejercicio de poder, pero está basado en la ignorancia de lo que
realmente es el poder. Nosotros tenemos el atributo - porque somos causantes - de influir
sobre otras personas si ellas responden a nosotros; pero no podemos influir sobre ninguna
persona que sea indiferente a nosotros o que esté enfocada y organizada con mayor
cabalidad que nosotros. El decir “yo tengo poder” es congestionar la conciencia del Sol
personal con las incitaciones de la naturaleza de deseos.
Esta es una ilusión que ha hecho posible las comisiones innumerables de injusticia y
crueldad del hombre por el hombre. “Yo tengo poder” implica “yo tengo el derecho de
ejercitar mi poder en cualquier forma que lo desee”. La verdad del asunto es “Yo SOY el
poder” o “Yo SOY un enfocador del Poder Solar”; la responsabilidad concomitante a esta
identidad es SER el mejor enfocador posible del Poder Solar. El Poder NO es una posesión
sino un Atributo Divino y sus expresiones (radiaciones) como Amor y Sabiduría a través de
la conciencia humana individualizada testimonian la omnipresencia de la Divinidad en este
plano. Libere el “yo tengo” de su acercamiento astrológico al Sol personal; substitúyalo por
el “Yo SOY”. Recuerde que el acercamiento de “yo tengo poder” es Leo como signo de
fuego iniciador de la cruz fija - los cuatro signos que simbolizan la compresión y la
congestión máximas de las potencialidades de deseo. “YO SOY PODER” es Leo como el
signo fijo (recurso organizado, centralizado, enfocado) de la trinidad de fuego de los
Atributos Divinos, como tal es el aspecto del Amor creador del Padre-Madre Dios y el
recurso de todo esfuerzo aspirador humano de realizar el ideal del Amor como la verdad de
todas las relaciones. No podemos TENER algo que por su naturaleza no sea una posesión;
sólo podemos aspirar a SER lo que nuestra Fuente Divina ordena que seamos. La radiación
perfecta (acción epigenética) es la vida de esta Verdadera Identidad en términos humanos.

El Mándala de Leo: una rueda de doce casas, Leo como Ascendente y los signos en
sucesión; el símbolo circular tradicional del Sol en el centro, el nuevo símbolo del “Sol
personal” en la primera casa. Este es el retrato astrológico abstracto de la humanidad como
epigenitores-radiadores del Poder Solar enfocado y manifestadores de este Poder como
Amor. El diámetro de deseo de Tauro-Escorpión aparece como el diámetro de la paternidad
en este mándala - la sexualidad de los padres varón y hembra provee la reencarnación para
un enfoque humano de Poder Solar. La polaridad de este enfoque (Acuario, el signo
Uraniano de Aire) es la liberación. Toda acción epigenética regenerada es liberación de lo
que ya no es necesario. La oruga necesita su capullo; pero solamente cuando sale de sus
confines es que establece su identidad como “mariposa”. La madre humana alimenta y
luego pone en libertad el cuerpo de su hijo; ambos padres cumplen su experiencia en la
relación con sus hijos y luego, con respecto a la individualidad de los hijos como
compañeros humanos, los dejan libres para sus propias experiencias. ¿No nos demuestra
este mándala que la falta de los padres está arraigada en la posesividad?. Leo está “casado
con” Acuario (Amor que no da libertad para mayor crecimiento de desarrollo, y la
expresión no es amor sino deseo de expresar el poder sobre otros manteniéndolos estáticos
con la coacción) física, mental y emocionalmente; debiera ser la aspiración de expresar el
poder Amoroso hacia los otros.
El Amor individualizado de Leo de cada padre hacia el otro padre expresado por
Tauro-Escorpión a través de la fusión intensa hizo posible una liberación de los planos
internos de otro Ego para que ese Ego pudiera progresar en su evolución mediante la
reencarnación. El, a su vez, es liberado aún más cuando su radiación epigenética es fundida
con la de otro. Así que vemos en este mándala que el “aspecto de posesividad” de Tauro-
Escorpión es la congestión del progreso humano; su regeneración es el aspecto
impersonalizado de la mayordomía. La paternidad espiritualizada (autodeterminada) es
inteligente, amando la mayordomía del crecimiento individual del engendrado y el respeto
al derecho del engendrado de lograr lo mejor de su individualidad.
Los patrones del signo de la casa del Sol personal según están indicados en este
mándala de Leo son:

Leo, 1; Virgo, 2; Libra, 3; Escorpión, 4; Sagitario, 5; Capricornio, 6;
Acuario, 7; Piscis, 8; Aries, 9; Tauro, 10; Géminis, 11; Cáncer, 12.

Para clarificación
correlacione con una copia del Gran Mándala (Aries Ascendente) para percibir cómo son
expresados los principios de signo del arquetipo cuando Leo es el Ascendente del
horóscopo. Por ejemplo, el Sol personal en Virgo es práctico, no simplemente porque
Mercurio es regente de Virgo, sino porque en Virgo el Sol personal está en su propio signo
de la segunda casa, principio de mayordomía, correspondiente a la relación de Tauro-Aries
del Gran Mándala y así sucesivamente.
Exotéricamente, el Sol personal implicado en patrones de cuadratura y oposición
representa karma resultante de la ignorancia del verdadero significado del Poder. “Los
Planetas son gente” y el Sol en cuadratura o en oposición representa los retos a nuestra
integridad de personas que exteriorizan vuestra pasada ignorancia de este principio. Por la
misma significación del Sol personal como símbolo astrológico, usted debe disolver todas
las “reacciones de enemistad” hacia tales personas, 1) aprendiendo del ejemplo negativo de
ellas lo que no se debe hacer, y 2) transmutando vuestra relación de colorido negativo hacia
ellas por el fortalecimiento de sus propósitos internos, su integridad personal y su
conciencia de amor e irradiar esa octava superior de conciencia hacia ellos. Esta es la forma
de la Astrología decir “Amad a vuestros enemigos”. Lo contrario de una manifestación
previa sobre Leo es apropiada aquí: NOSOTROS NO TENEMOS ENEMIGOS; nosotros
(por la congestión de potencialidades) SOMOS enemigos de lo mejor y del mayor bien en
nosotros. La Luz simbolizada por el Sol Central es reflejada microcósmicamente en el Sol
personal de cada ser humano; y éste y su polaridad Acuario-Urano es el gran disolvente de
todas las “enemistades”.
En la manifestación previa se halla la contestación a interrogaciones de estudiantes
concernientes al valor psicológico del símbolo del Sol en astrología: Al grado que usted
permanezca desenfocado, serán retadas sus debilidades por los impulsos de la autoridad del
poder de deseo de otros; al grado que usted desenvuelva la conciencia de su verdadera
identidad como enfocador de poder solar y exprese esa conciencia por el amor en el que no
pueden existir sombras, mejorará usted epigenéticamente la cualidad de su base psicológica
completa. La terapia del Sol es el REGOCIJO - la posición de la casa de su Sol personal
en esta encarnación es el sitio elegido por usted para expulsar las sombras por medio de la
radiación de su naturaleza amorosa purificada. En primer lugar, usted creó las sombras - las
cuadraturas y oposiciones a su Sol personal; sólo usted, como enfocador del poder solar,
puede redimir esas energías congestionadas y transformar su expresión por medio de la
epigénesis constructiva. Identifíquese con su origen, con reverencia y regocijo - sepa que
Su Poder trasciende al de cualquier negativo externo aparente. Esta es la terapia que se nos
ha dado por todo Maestro instructor y tarde o temprano en su horóscopo, si usted toca a la
puerta, el secreto de su identidad solar “os será abierto”. Vuestro propósito no es
sumergirse sino amar, expresar, irradiar, ser un testimonio viviente de lo divino en el
arquetipo humano.

***

del libro " Estudios de Astrología VIII ", de Elman Bacher

*

No hay comentarios:

Publicar un comentario