viernes, 7 de mayo de 2010

LA ASIGNACIÓN O MISIÓN DE SU VIDA


CAPÍTULO IX


LA ASIGNACIÓN O MISIÓN DE SU VIDA

El verbo asignar se define como “señalar”, “fijar especialmente”, “poner aparte,
como para una persona o propósito especial”. Estas definiciones implican que “asignar” es
una acción de selección por la cual está indicado que alguna cosa es apropiada o necesaria
para alguien emprenderla, trabajarla o realizarla. La asignación es hecha por alguien para
alguien, o asumida por uno mismo; en cualquiera de los dos casos, aquello con que se va a
bregar es conocido o reconocido como un factor de esfuerzo o de experiencia, una parte
necesaria de un plan total o de un objetivo.
Ya sea impuesta o asumida, la aceptación de la misión es siempre una decisión de
alejarse de un estado de inercia relativa o de equilibrio negativo. Esta aceptación procede
de una cognición o reconocimiento que algo más o algo nuevo, real o recapitulativo, se
debe hacer. Toda acción o hecho es una extensión de lo que ya ha sido hecho o logrado. La
evolución de un humano durante el lapso de una encarnación es exteriorizada como
consecuencia de acciones procedentes de decisiones modificadas por reacciones a los
efectos de decisiones previas y acciones consiguientes. La regeneración de reacción
residual traída del pasado a la vida presente es la asignación o misión básica de cualquier
ser humano para cualquier vida. La asignación arquetípica para todos los seres
individualizados a través del lapso completo de encarnaciones en sucesión es la nueva
adquisición consciente del equilibrio perfecto, el estado de donde fuimos enviados o
proyectados creadoramente como Espíritus inocentes. Esta proyección fue posible por una
decisión creadora de Dios, en El nos movemos y tenemos nuestro Ser, por medio de
nosotros El se mueve y tiene Exteriorización; nosotros estamos completamente llenos de
El. El realiza a través de nosotros.
El Macrocosmo se exterioriza por miríadas de microcosmos que tienen semejanza
correspondiente a él. Esta verdad de creación y de manifestación es transmitida por el
axioma Hermético “como arriba, así es abajo; como abajo, así es arriba”. Este axioma
está ilustrado en geometría por figuras tales como círculos, cuadrados y triángulos
equiláteros. El tamaño de figuras correspondientes puede variar infinitamente; pero su
naturaleza, aspecto general y su plan de construcción son idénticos. Los círculos, cuadrados
y triángulos equiláteros son microcosmos gráficos de las ideas macrocósmicas estructurales
círculo, cuadrado y triángulo equilátero respectivamente.
Todas las asignaciones o destinos son microcosmos de la idea esencial o
macrocósmicas de asignación, que se refiere básicamente a la aceptación por cognición o
reconocimiento de aquello que se debe hacer necesariamente para la completa
realización. Las asignaciones de la vida humana son reveladas y percibidas en infinita
variedad de significación relativa en términos de necesidad inmediata, objetivo inmediato,
factores de relación, ideales, etc. No obstante, hay ecuación doble que se aplica a todas: El
grado de dificultad en la realización está en proporción directa al grado de regeneración
necesitada; el grado de lentitud en la realización está en proporción directa al grado de
equilibrio logrado conscientemente. Al grado que un humano es puesto fuera de equilibrio
es separado del conocimiento de la capacidad para realizar sus misiones con eficiencia,
inspiración y regocijo; al grado que él esté consciente del equilibrio dentro de sí mismo
estará capacitado para poner en vigor o revitalizar sus esfuerzos con los poderes de su
Espíritu. La revitalización por el poder Espiritual trae la revelación del equilibrio en
cuerpo, mente, emoción, relación y esfuerzos. Puesto que el humano es un compuesto de
muchas facultades, cuerpos, inclinaciones, habilidades y objetivos, es necesario, a través de
una encarnación dada, que él o ella se especialice en esa fase o en esas fases de
desenvolvimiento que son consistentes directamente con las demandas kármicas; la
encarnación se efectúa por ley vibratoria en términos de tiempo, lugar, linaje y ambiente,
que son apropiados para el comienzo de asignaciones o misiones autoimpuestas o
asumidas por uno mismo.
Los aspectos planetarios solos nos representan la “misión de vida”. Cada aspecto
pinta una relación recíproca entre cualidades básicas y poderes de conciencia y de esa
forma describe un modo por el cual serán cumplidas las asignaciones. La catalogación de
aspectos en un mapa dado, da un resumen de la forma en que la persona ha usado los
poderes de la conciencia en el pasado, de cómo tiende a usarlos en esta vida y cómo se
inclinará a usarlos en el futuro. El cumplimiento de una misión necesita equipo así como
objetivo y en el estado encarnado el ambiente es un factor de equipo tan inevitable e
importante como lo es la conciencia. Todos los factores ambientales y de relación
corresponden a la experiencia humana individual así como la Tierra misma corresponde a
la evolución de la Humanidad. Por lo tanto, la correlación de la casa de ubicación de los
aspectos con los factores vibratorios representados por los planetas y los signos es necesaria
para la evaluación de las actividades de la vida como “misiones”.
Como hay doce casas que indican la modelación ambiental para los aspectos
formados por los diez puntos planetarios (el Sol, la Luna y los planetas) habrá en cada
mapa algunas casas desocupadas. Las casas simbolizan la exteriorización de los signos, así
como los puntos planetarios representan el enfoque de los signos como poderes expresivos.
Aquellas casas que contienen los puntos planetarios representan la modelación externa de
patrones en términos de la relación y los lugares de las actividades de la vida. Parte de la
misión evolutiva total de todos los humanos es aprender a relacionar al ser sabiamente
con el ambiente de modo que el ambiente sea comprendido rectamente y usado
rectamente como un “instrumento”, pero que nunca se deje convertir en esclavitud para la
persona o en impedimento para el desarrollo. Cada relación y ambiente exterioriza
principios particulares de conciencia y responsabilidad espiritual, y el objetivo que ha de
ganarse por la experiencia en una relación o ambiente es la apercepción de una Verdad de
la Vida. Todos los factores de principios, poderes y Exteriorización deben ser
correlacionados para su evaluación.
Puesto que la trascendencia regeneradora del pasado es la misión asumida por cada
ser humano para cada encarnación, es una idea práctica comenzar vuestro estudio del
aspecto planetario de un mapa por la evaluación relativa. Esto se hace por el cálculo del
orbe de cada aspecto y la catalogación de los varios tipos de aspectos empezando con el que
está más próximo al grado exacto en cada aspecto y catalogando los distintos tipos de
aspectos que están más próximos a 90° de orbe. Evite concentrar en este aspecto como si
fuera el “aspecto más malo en el mapa”. Mejor estúdielo desde el punto de vista de lo que
dice sobre la conciencia y las tendencias de la persona: Es el patrón que indica la mayor
necesidad para la regeneración de conciencia; indica el punto de equilibrio interno
mínimo y la tendencia máxima de resistir la evolución. Por lo tanto, pinta esas
experiencias - o ese tipo general de experiencia - en que la persona tendrá que hacer su
esfuerzo interno máximo para aprender su lección espiritual y evolutiva.
La iluminación que usted da a la persona respecto a la significación de su aspecto de
cuadratura más próxima al grado exacto es un servicio superior porque al grado que ella
comprenda cómo manejar los estímulos al aspecto, así realizará el poder y la sabiduría para
manejar los otros aspectos “menos comprimidos” en su mapa. Su estudio del aspecto
requiere meditación concentrada porque es necesario que usted comprenda las
implicaciones evolutivas del aspecto como representando fases de poder, de amor y de
verdad aún por ser admitidos en la conciencia de la persona. Una cuadratura o una
oposición de orbe más amplio será activada por un tiempo relativamente más largo; pero la
hora del orbe más amplio permite aliviar las condiciones (trinos y sextiles al natal por
tránsitos, Lunas Nuevas, etc.) para actuar al mismo tiempo. La hora del estímulo de
cuadratura de grado casi exacto enfoca y concentra la “potencialidad del dolor” así como
el elemento horario. El dolor que experimentamos a través del estímulo de nuestras
cuadraturas está en proporción a una tendencia inherente de rechazar las demandas
evolutivas. Recuerde siempre que un aspecto de cuadratura en un horóscopo es evidencia
de que la conciencia de la persona está cimentada en una forma especializada en esta vida
a fin de aprender una lección urgente; es evidencia de descuido de esa lección o mal uso
de esa oportunidad, en el pasado y pinta la oportunidad presente de remediar esa
negligencia en esta vida.
Toda manifestación es proyectada de un plano o patrón ordenado y como todas las
misiones de la vida humana manifiestan evolución de conciencia y refinamiento de la
naturaleza, según el grado de cumplimiento, es necesario prestar atención especial a
algunos otros factores que tienen muchas cosas importantes que referir al lector y al sujeto
del mapa. Uno de estos factores es la Luna, símbolo de la naturaleza instintiva. Los
aspectos y posiciones de la Luna en un mapa nos dan las pistas más directas de aquello que
es traído en la conciencia, a esta vida, de las experiencias pasadas. Esto indica las más
pronunciadas tendencias a los hábitos del pasado, que cuando son acentuadas en la vida
presente, exteriorizan condiciones caóticas. La facultad de la reacción del sentimiento
(que representa un aspecto de la polaridad femenina de la conciencia) está tratando
siempre de comunicar a nuestra conciencia vigilante esas modalidades y cualidades de
pensamiento que hemos sembrado en ella. De esta forma la mente instintiva es reconocida
como un mecanismo de producción y un mecanismo de reproducción. Si por el
reconocimiento, no nos gusta lo que la mente instintiva produce a través de nuestra
facultad de reacción del sentimiento - a acontecimientos, ambientes y personas - entonces
tenemos que cambiar la cualidad de nuestra facultad de reacción; esto se puede hacer
solamente mejorando y refinando la cualidad de nuestras reacciones. Este proceso utiliza
las esencias regeneradoras o espirituales de todos los puntos planetarios y especialmente
aquellos que están aspectados “irredimiblemente” a la Luna en el mapa natal. A medida que
regeneramos esas “esencias planetarias”, sembramos en la mente instintiva una cualidad
vibratoria mejorada, más ordenada y refinada.
Aquellos factores de la misión de la vida que conciernen a la vibración de Saturno
son los que tienen como finalidad evolutiva la conciencia de la verdadera seguridad.
Saturno es el principio del cumplimiento de la responsabilidad y es sólo por el
cumplimiento de todas las misiones y responsabilidades asumidas que es realizada la
forma de equilibrio identificada como “seguridad”. Debido a la influencia que tienen las
palabras e interpretaciones del astrólogo en la conciencia del cliente, es muy importante
lograr un entendimiento filosófico-psicológico constructivo de Saturno. Saturno es el
símbolo de la forma densa que sirve de vehículo para la conciencia en evolución; es la
tendencia por la cual los humanos identifican la “seguridad” como cierta clase de estado
material, si el cual el humano experimenta lo que él identifica como “miedo”,
“inseguridad”, e “incertidumbre”. Si Saturno - en el sentido cósmico - simboliza la forma
densa, por consiguiente su correspondencia en la conciencia humana evolucionante es
“dificultad y pesar por haber hecho mal uso de la forma en el pasado” o “la realización de
la verdadera seguridad interna por haber usado la forma recta y cabalmente como
instrumento o vehículo del Espíritu”. Saturno es el Principio cósmico de la Gravedad; su
vibración en nuestra conciencia tiende a bajarnos a la raíz y esencia de nuestros estados
aún sin cumplir” para que nuestros ascenso evolutivo pueda efectuarse cabal y
completamente. Algunos mapas registran a Saturno en varios aspectos de cuadratura y de
oposición, lo que algunos lectores llaman “mapas terriblemente afligidos”. Si hay en
verdad, alguna “aflicción” representada es sólo por la indicación que la persona necesita en
esta vida recapitular bastante del pasado, redimirlo y cumplirlo con Amor e Inteligencia
para que pueda progresar. Los aspectos en sí mismos no son “malos” - son simplemente
indicaciones astrológicas de una necesidad evolutiva particular. Las cualidades
Espirituales implicadas por la vibración de Saturno son entereza, exactitud, paciencia (el
uso del Tiempo como substancia constructora), y devoción concentrada a la recta acción
(Capricornio, signo de Saturno, es el signo de exaltación de Marte, el principio de la
energía y la acción).
Cada vez se está haciendo más evidente que los destinos de la vida de personas
aspirantes, de mente progresista, incluye grados de participación en aquellas medidas que
tienen que ver con el establecimiento de la Nueva Era. Como humanidad, nosotros hemos
sido sintetizados en esta era más que nunca en nuestra historia y las personas que están
recibiendo con regocijo las oportunidades en el estudio, la actividad, el trabajo y la
diversión para extender su reconocimiento fraternal de los compañeros humanos, están
significando su ajuste espiritual y evolutivo con los principios de la Nueva Era. Esta
tendencia evolutiva está inclinada astrológicamente por el planeta Urano regente de
Acuario y polarización planetaria de Leo, signo del Sol. El establecimiento de la Nueva Era
es un resultado inevitable de la progresión espiritual en la conciencia Humana individual
o colectiva; el estudio y la comprensión intuitiva del factor de Urano en mapas se ha
convertido en una porción vital del servicio astrológico del lector. En esta época muchas
personas están encontrando sus mayores dificultades para ajustarse a la rápida expansión
del pensamiento, del conocimiento y la comprensión promulgada ahora. La resistencia
interna a lo nuevo o aquello aún por comprender, puede ser una indicación de gran miedo
residual, inflexibilidad mental, prejuicio, o tendencia a la inercia. Algunas personas no
parecen “perdonar la Vida” porque ésta las “haya sacudido”, porque “les haya arrebatado
cosas”, “perturbando sus costumbres” o por “ponerlas indecisas” y el lector astrológico es
llamado a menudo para ayudar a estas personas por la iluminación espiritual y filosófica.
La regeneración de la conciencia se hace posible sólo a través de la disolución de las
cristalizaciones y la redistribución de las energías internas y la adaptación de la mente es
la llave para toda comprensión expansiva. Como lector, usted debe tratar de entender el
factor de Urano en un mapa para ayudar a la persona interesada a lograr un mejor
cumplimiento de esta misión de su vida por medio de una comprensión más clara de las
grandes corrientes evolutivas predominantes ahora y su razón de ser. Urano actúa siempre
como destrozado y disolviendo las cristalizaciones de lo que ya no es necesario para que la
plenitud del progreso pueda ser revelada y realizada en todos los planos.
Toda cosa viviente está compuesta de una jerarquía de partes y funciones por las
cuales la experiencia orgánica de la cosa es perpetuada. Un horóscopo humano es un
retrato de una conciencia viviente y todas sus partes (signos, puntos planetarios, casas,
posiciones, aspectos, activaciones por tránsito y progresión) comprenden una jerarquía de
indicaciones pertenecientes a la misión de vida. Si un factor ha de ser designado como el
más importante en cualquier mapa o en todo mapa, ese factor es ciertamente el Sol y su
signo correlativo Leo. Se nos ha dicho que el Sol por procesión, estaba en Leo en el
momento en que comenzó la manifestación presente; como punto planetario, el Sol
representa la creación pura y la apercepción pura de la voluntad divina, con la cual la
“voluntad personal” del individuo debe ajustarse eventualmente. Por lo tanto, cualquier y
todas las “misiones de vida separadas” son parte de una Jerarquía de asignaciones
evolutivas cuyo vértice, indicado por el Sol, es el logro consciente de realización de la
voluntad divina, el amor y la sabiduría; la adquisición consciente del completo equilibrio
y la adquisición consciente de la unidad alcanzada con la fuente divina.
En el estudio de cualquier horóscopo con respecto a la “determinación de la misión
de vida” recuerde que “conócete a ti mismo” es el objetivo inherente en todo. El Sol como
factor planetario puede estar cuadrado u opuesto por todos los otros puntos, excepto
Mercurio y Venus; pero como un factor planetario, el Sol representa el fracaso relativo del
individuo o el logro relativo de identidad espiritual, propósito y función realizados. Los
aspectos que implican al Sol planetario indican la inhabilidad o habilidad relativas de
exteriorizar la autonomía (gobierno propio); en todo sentido y como vértice de jerarquía de
misiones evolutivas, el Sol representa por el ajuste consciente con lo Divino y la realización
de lo Divino, la “regla del yo por el yo”. El yo de un humano es su esencia divina y es por
grados ascendentes a través de la evolución de ejercitar la realización de la naturaleza
divina que cumple con mayor efectividad cada “misión de vida” y la misión de vida.

***

del libro " Estudios de Astrología VIII ", de Elman Bacher

*

No hay comentarios:

Publicar un comentario